domingo, 30 de diciembre de 2012

Desdoblamiento


Cuando la veo
mi vida es apenas un murmullo
cuando la ven los otros
es un escándalo
el no deber ser
la demostración
             a posteriori
de que ser como no hay que ser
y ser una aberración del cosmos
son una misma cosa

y no por fama
y no por acumular pesadumbre
en las cordales de quienes señalan
es que se me encumbra el vientre de memorias
y no por ser siempre el mismo
quien dice lo mismo
tantas veces
es que me veo salirme de la cama
mientras el cuerpo yace
quien se acaricia la frente desde la vigilia
quien vela sus propios insomnios

quizás por seguir haciendo con empeño
cosas con las que no como
es que me ven acuchillando
mis despojos de sobros insomnes
salpicando Bacos ardientes
o, por qué no?, Afroditas de hielo
forradas con deseos

y es que hago versos y música
a lo largo de toda la oferta y la demanda
a lo largo de las vocaciones dejadas en el camino
y recuerdo cuando pude ser amigo
de los bastardos de la amistad y el engaño
y recuerdo cuando los amé
sin desdén
y recuerdo cuando quedaron hechos un puño
de recuerdos felices
y una ausencia en el presente

hoy tengo una nada
-no es una queja-
el abrigo del presente
con todo y su sonrisa...
y un entrenado ondear en mis manos
para decir adiós
me da la bienvenida al mundo de las renuncias
y al mundo de la pureza
donde parece no haber habido nadie
nunca

viernes, 30 de noviembre de 2012

[El método de mi amor es sencillo]



El método de mi amor es sencillo
he puesto en tus manos
todas mis debilidades
todos mis miedos
mis vulnerabilidades
ni siquiera sabés que te amo
pero ya sabés como matarme

yo no tengo armas
te doy los accidentes de mi torpeza
el aliento perdido de mis puntos muertos
y hasta los versos cursi de mi tiempo
para que hagás una mofa

y cuando ya tenés todo
en tus manos
para dejarme caer a tus pies
te enredás con un amor que es un nudo
y cada vez que le reuís
se soca más
es un amor agresivo
se parece más al odio
a la abominación

te envolvió
justo cuando lo mandaste
infinitas veces
a la mierda
un amor tan débil
como destructivo
que luego de haberte matado
tomó tus despojos
los llenó de sexo
les espantó el pudor
y los revuelve en una cama
o en una alfombra
a la luz de toda la oscuridad

una canción que apareció de noche
cuando querías silencio
y ya no querés que calle jamás
un verso mal escrito
un tiempo estancado
que insistís en que pase
que duele todas las veces que se queda
pero que es una trampa
una pena ahogada que no sabés dejar pasar
un amor puro
sucio y tramposo
como todo lo puro
un sorbo de agua imaginaria
en el desierto de tus incertidumbres
un amor que es odio
y final

un amor mío
que es cada vez más tuyo.

Uno de los viajes de Lauraver a Liliput



http://i1075.photobucket.com/albums/w436/vecc0705/Lauraver-1.jpg
Lauraver se despertó con el sol pegándole en la cara, estaba inmovilizada por cientos de cuerdas con las que los liliputienses la habían  atado al puerto principal de Liliput. No era la primera vez que ella vivía algo así, de donde venía estaba acostumbrada a luchar con pueblos de enanos, y ya sabía cómo lidiar con manifestaciones,  bloqueos, viceministras, ex presidentes, pueblo  y demás. En otra circunstancia, bajo las mismas condiciones, hubiera mandado llamar a un séquito de marionetas, a la armada o a la policía para que vinieran a dispersar a la multitud. Sin embargo, en vista de la evidente carencia de fuerza humana, tuvo que optar por un método un tanto más rudimentario, pero no menos efectivo que la represión. Esperó a que fuera de noche y cuando todos estaban dormidos aprovechó para bajarse a como pudo su ropa y echarse la más inmensa y épica cagada que alguien pueda imaginar. En cuestión de pocos minutos, los seres humanos que aun quedaban vivos en Liliput, apenas lograban asomar la punta de su nariz por en medio del mar de mierda de Lauraver. Luego de un par de horas ya no quedaba nadie vivo en Liliput a excepción de Lauraver que reía como una desquiciada mientras recordaba a los liliputienses ahogándose en mierda. Cuando todo estaba calmado y Lauraver ya no reía, sintió de inmediato las ganas profundas de volver a evacuar. Para aquel momento la primera ola de mierda ya había alcanzado sus orejas. Lauraver no pensó que debió haber dejado vivos al menos a algunos de los liliputienses para que le ayudaran a soltarse las amarras. Estaba sola. Ya era tarde.

Luego de su última deposición, apenas fue capaz de ver como una mierda pesada le cubría por completo los ojos.

martes, 30 de octubre de 2012

Dos semanas en fila



Dos semanas en fila
sin el beso aburrido
que empieza a dar sus primeros pasos
fuera de mi boca
una botella vacía
y el vaso
que nunca estuvo lleno
me espera en la almohada para decirme que no estoy solo
no sé cómo decirle a los versos que salgan de mi
ya no sé a quién le escribo
tengo sacudida el alma con los dolores
y con los tres silencios de mis melodías

mis jueves llegan con gotas
y mis ojos se llenan de jueves todos los días
cambio todo por tener una pizca de presente
llamándome a la vida
llamándome a volver a ser yo
tan solo
como antes
como hoy
sin esperas
sin los síndromes de la vida flotando en mi cabeza

Aun no me entendés
y yo vocifero los deseos de verte llegar
en medio de mis noches diurnas
Dos semanas en fila
sin dar un beso
y se me nubla el juicio con tres centavos
de sentimiento
que es cuanto puedo dar
llegarás con la carga de mis pecados nunca dichos
y nunca ejecutados
te ha tocado vivirme como nadie
(o como a todos quizás)
y yo convierto en verso mis dramas
y me veo incorporándome
en tu lecho quejumbroso de espacio
te sobran mis te amos
y a mí me sobran también
no tengo donde guardarlos
no tengo donde guardarme
no tengo
no tengo

Amigos de Literaturavecc