domingo, 11 de enero de 2015

nothing-to-hide



las puertas están abiertas
el pasado es una víctima de mi pérdida de memoria
el presente es una piedra en el zapato
pero es lo único que hay
(es patético que no haya nada
de lo único que hay, lo sé)

mi casa sigue siendo tuya
y mi felicidad sigue siendo la continuación de la tuya
te he visto tantas veces partir
esconderte
guardarte en los parajes de la distancia
que ya no tengo más que esperar
que ya no puedo ni siquiera darte un adiós decente
uno que se quede en la esperanza de regresar
y verme durmiendo
con los brazos abiertos…
o una boca erguida para un beso
o para un millón
o para todos los que te han estado esperando
mientras desocultas esas memorias mas enterradas
donde estoy yo
las únicas que te han hecho sentir el significado
de volver a casa

ya no tenemos nada más que ocultar
ya no hay nadie que no sea testigo
de nuestras explosiones
el enano que me habla como una conciencia
dice: "te ponés loco, pero luego me llamás"
no hay más que decir…
envidio tanto su forma de entenderme
de distinguir mis debilidades

…y bueno
no se trata de un cambio intencional
de la tonalidad de éste texto
pero…
si hay que sentirse un poco como partiendo
es porque las tinieblas muestran
todos aquellos puntos oscuros que no has querido ver
tres años de evitar el encuentro con ese mapa
que te lleva hasta mi
una historia total de intentos de despedida
pero es en el acto mágico de mostrar tus cartas
donde nos encontraremos sin más
sin nada que ocultar
desnudos
haciéndonos “un” amor el uno al otro
haciéndonos?
re-haciéndonos...

Amigos de Literaturavecc