domingo, 19 de enero de 2014

Hagamos una tregua



hagamos una tregua
de odios
y de beneficencias
dame la sangre de tus venas
y dame  tus heridas
para usarlas de hilo para tejerme el alma

hagamos una tregua
una tregua de los otros
y vayamos al centro de nuestro mar
a rezarle a Pontos
que nos lave las lágrimas
y los dolores
para que quede con las mareas
solo el rastro que hoy lleva nuestros caminos
de vuelta

hagamos una tregua
de pesadillas y de pasados
una tregua eterna
que no le recuerde al presente
las calamidades del pasado

hagamos una tregua
una tregua de golpes
y dejemos que las heridas
nos tatúen de cicatrices la carne
para hacerlas un signo
de todas las batallas perdidas
de todas las miradas fallidas
para hacerlas un verso fundido
en la poesía
en rojo
de las manos de lazo del retoño

2 comentarios:

Amigos de Literaturavecc