sábado, 1 de octubre de 2011

El marido de mi madre


“El marido de mi madre
es decir, mi padre”
-dirá mi hijo
“se rasca el pulgar con la mejilla
será apenas el abismo de mis días
saliendo a recibir el sol
Tanto desearía ser padre
para no tener que ser más
el hijo
el fruto de un vientre
el resto de una noche
un residuo de pasiones
vertidas o carentes
de cuanto pueda merecer”
“El engendro de mi madre
es decir, mi padre”
-dirá mi hijo
“sale de noche
para versarse
u obviarse como es su costumbre
Y se colma de sonidos
sordos
porque quiere encontrar en los versos
la saliva de un tiempo
que sepa engendrarse
u olvidarse
         o nada más

2 comentarios:

Amigos de Literaturavecc